Dr. Javier Molina Herrero

Javier Molina Herrero

Angiología y cirugía vascular

FORMACIÓN
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo en 1989.
Especialista en Angiología y Cirugía Vascular por el Complexo Hospitalario de Santiago de Compostela obteniéndo el título en Diciembre de 1996.
Cursos de doctorado en el Departamento de Cirugía de la Facultad de medicina de la Universidad de Santiago de Compostela (1994-1996).

Soy miembro de la Sociedad Española, Norte, y Gallega de Angiología y Cirugía Vascular así como de la Sociedad de Cirujanos Vasculares de Habla Hispana y del Capítulo de Diagnóstico no invasivo de la SEACV.
Premio Lilly de Investigación e Infección en Cirugía (1994).
Premio a la mejor comunicación presentada en la Sociedad Norte de Angiología y Cirugía Vascular años 1994 y 1995.
Asistencia al 25th Global Event in Vascular disease intervention (Montefiori Medical Center, Nueva York, 1998).

Simultanéo mi puesto de cirujano vascular en el Centro Médico El Carmen con el de Jefe de Sección de Angiología y Cirugía Vascular en el Complexo Hospitalario Ourensano.

En nuestra consulta de Angiología y Cirugía Vascular contamos con un Laboratorio Vascular dotado con los medios necesarios para el diagnóstico en nuestro campo: Eco-doppler color, pletismógrafo, doppler contínuo, etc.

Realizamos escleroterapia de varicosidades y telangiectasias (arañas vasculares) según los métodos recomendados por la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular.

En la patología venosa realizamos tratamiento personalizado de los varices mediante la técnica CHIVA (cura hemodinámica de la insuficiencia venosa ambulatoria) sin necesidad de ingreso hospitalario con una técnica minimamente invasiva mediante micro incisiones y con una técnica basada en el estudio hemodinámico de las venas de las extremidades inferiores mediante eco-doppler color que realizamos el mismo día de la intervención para el mapeo de las varices. Dadas sus características se puede efectuar en cualquier época del año y para aquellos pacientes con actividad laboral, sólo es necesario disponer de unas horas libres para realizar la cirugía.