Estrenamos densitómetro

Estrenamos densitómetro

Nuestro nuevo densitómetro contribuye a mejorar el diagnóstico de la osteoporosis gracias a sus funciones avanzadas de medición de la composición corporal, que ofrece unos resultados más amplios sobre el estado de los huesos, además de medir el  riesgo de sufrir futuras fracturas

La medición de la composición corporal permite además la creación de programas nutricionales personalizados y la aplicación práctica en diversas enfermedades

Diagnóstico osteoporosis

La densitometría es un método simple, rápido y no invasivo de diagnóstico de la osteoporosis. Ofrece una imagen del interior del cuerpo a través de la toma de imágenes en la parte inferior de la columna y las caderas.

Se trata de un método más avanzado que los tradicionales Rayos X (radiografía de tórax) y es seguro para el paciente ya que la cantidad de radiación utilizada es extremadamente pequeña (menos de un décimo de la dosis estándar de Rayos X  para tórax y menos de la exposición de un día a la radiación solar).

El examen de densidad ósea es especialmente recomendable en los casos de:

  • Mujer postmenopáusica que no ingiere estrógenos o de talla especialmente pequeña y delgada.
  • Antecedentes familiares de osteoporosis.
  • Antecedentes maternales o personales de tabaquismo o fractura de cadera.
  • Hombres con enfermedades clínicas asociadas a la pérdida ósea.
  • Ingesta de ciertos medicamentos como corticoides.
  • Ciertas enfermedades como diabetes tipo 1, enfermedad renal, hepática, hipertiroidismo.

Además, la densitometría es muy útil cuando se observa pérdida de altura, dolores de espalda sin causa aparente o exámenes previos de Rayos X cuyos valores hacen sospechar de la existencia de osteoporosis.

La densitometría es un gran aliado en la detección precoz de la osteoporosis ya que permite predecir el riesgo de sufrir futuras fracturas y así tomar medidas a tiempo.

Programas nutricionales personalizados

La medición de la composición corporal ofrece una imagen completa e instantánea de la distribución corporal del paciente. De esta forma se puede conocer dónde y en qué proporción está situada la grasa, el músculo o el grado de densidad ósea.

Gracias a esta información, los nutricionistas y endocrinos pueden crear programas nutricionales personalizados para perder peso. En el caso de deportistas, también es útil para diseñar programas de entrenamiento deportivo.

Publicar un Comentario